Entrevistas de Opinión

 

Nuestro invitado de hoy es Fernando García Arévalo Reportero Gráfico, que aunque no le gusta que le llame Fotógrafo de Guerra, si que le vamos a apodar como el «Fotógrafo de las mil batallas» , pero en realidad a él le gusta llamarse: El fotógrafo sin prisa.

 

Así de primeras, os voy a dejar unos enlaces:

1. Dentro de la entrevista mostramos una parte de un reportaje que realizó TVE donde Fernando es el protagonista. Es muy interesante escucharle, pincha aquí

2. Si estaís interesados en comprar su libro «En lo más ancho del estrecho» también os dejo el enlace de libros.com, pincha aquí.

3. Si quieres ver el proyecto que ha realizado durante el confinamiento, cosa que recomiendo fervientemente, pasate por su Facebook, es público.

Y ahora si que si, pincha en el enlace de abajo para acceder a la entrevista.

 

ACCEDE A LA ENTREVISTA AQUÍ

 

En la entrevista de hoy queríamos que conocieras a Fernando por varios motivos:

Primero, porque es una gran persona, además de un gran fotógrafo. En estos momentos esta luchando una batalla muy dura que tiene que ver con cuidar a un familiar dependiente. Pero si hay algo que le caracteriza es que siempre sabe sacar una buena palabra de su situación y tiene mi admiración, porque saber mantener el equilibrio en momentos tan duros, es der ser una persona de honor, responsabilidad y de amor, mucho amor.

La primera vez que hablé con él le pregunté ¿Cómo alguien que ha volado tanto es capaz de mantener la entereza estando enjaulado?

Por eso es importante escuchar a las personas porque siempre te aportarán un punto de vista que tu nunca hubieras contemplado.

Cómo ya os he comentado en la entrada de Rosalina, esta es la segunda parte de tres entrevistas donde personas de diferentes especialidades dentro de la fotografía nos cuentan cómo viven la fotografía, que significa para ellos y que han experimentado a lo largo del tiempo.

Y te preguntarás que tiene que ver la migración con el Boudoir, pues de una forma elemental, absolutamente nada, pero de forma absoluta, tiene todo que ver.Y te enumero las razones:

1. En los dos tipos de fotografías se retratan personas. Y aunque no lo parezca la intención de los dos estilos es similar, la de Fernando es la de concienciar a países más desarrollados lo que está sucediendo en otros países subdesarrollados.

Y en la fotografía Boudoir, por lo menos el estilo de Ohlalá!, es intentar apoyar emocionalmente.

En definitiva, los dos estilos de fotografía intentan de alguna forma ayudar.

Y por más que queramos negarlo, la fotografía es una herramienta emocional, porque da igual con quien hables, siempre te dirá y te intentará explicar,con pasión, lo que siente por la fotografía.

Así que si vamos enumerando algunas conclusiones que nos han contado los entrevistados podemos saber que:

Rosalina:

  1. La fotografía ha sido su mejor amiga, porque siempre ha estado ahí, preparada para salir a «Cazar»
  2. Que lo que alivió su pesar era la necesidad de capturar cada instante mientras sufría su enfermedad.
  3. Y cómo la fotografía la ha rodeado de personas que la estiman y la han apoyado en momentos duros.

Fernando:

  1. El decide especializarse en este estilo fotográfico porque vio que de alguna manera podía ayudar a estas personas que tan olvidadas han estado.
  2. Cómo el hecho de llevar una cámara le ha echo, por obligación, testigo de instantes extremadamente duros y cómo el hecho de llevar una cámara le ha servido para experimentar y ser participe de esos sentimientos que no se pueden experimentar si eres fotógrafo de deportes, por ejemplo.
  3. Que la herramienta la puedes ir aprendiendo poco a poco, pero que si tienes algo innato en ti, o si realmente tienes algo que contar, serás una persona que destaque entre la multitud.

Mi conclusión, por el momento, es que tengas cuidado con el subconsciente, que en cualquier momento sale a través de la cámara y puedes estar enseñando algo, extremadamente íntimo, que no querías que nadie conociera y esto sucederá de una forma inconsciente, sutil y de una forma tan evidente que ni la tierra podrá tragarte.Y es así, así lo siento y así lo vivo.

Esto lo viven los fotógrafos, pero también lo viven los retratados. Sin querer, y por más que lo intentes, en una sesión se verá todo aquello que sientas, aunque lo intentes tapar.

Por eso, una sesión con Ohlalá Fotografía Boudoir, es tan especial, porque podrás verte y sentirte y reconciliarte y reencontrarte y amarte y aceptarte y encontrar un punto en el que apoyarte y entenderte, para que siempre sigas adelante. De una forma especial, siendo siempre, siempre, siempre:

 

 

PD: Bienvenidos a Ohlalá! se os quiere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *